J A C


 

Contáctanos
 
nombre
 
  apellidos
 
  teléfono
 
  email
 
 
 
 

 
     
     
   


Entrar al sistema:

User Name:
Password:
Remember Login:
 
Forgot your password?
 
Or, to request a login for this site, click here.


 
     
     
   

 

 
 

8-Nov-98 12:30 PM  AEST  

PRESIDENTES DE VENEZUELA - Juan Vicente Gómez 

Juan Vicente Gómez
Encargado de la Presidencia de la República
A los venezolanos:

¡Compatriotas!
Ya sabéis que vine a desempeñar el Poder Ejecutivo Nacional, en virtud del título legal que invisto, sin ser empujado por ninguna ambición personal. La ley me llamó al puesto, y desde el primer momento me di a conciliar las aspiraciones populares con mis deberes públicos, procurando establecer un régimen de garantías en consonancia con nuestras instituciones. He querido y quiero para cada venezolano la efectividad de sus derechos, sin ser ésta aspiración concesión o merced sino únicamente la imposición de la ley.
Pero mis mejores intenciones y deseos han encontrado desgraciadamente, un inexplicable obstáculo en algunos pocos ciudadanos que llamándose íntimos amigos del ciudadano general Cipriano Castro, no sólo se han atravesado en el camino de mis deberes legales, sino que han bajado al antro de la conjura y fraguado contra mi vida el plan diabólico que hice abortar en la mañana de ayer, enfrentándome a los mismos conjurados y reduciéndolos a prisión.

Al proceder así, conciudadanos, no sólo he defendido mi vida, sino algo que vale más que mi existencia personal, porque he procurado salvar el decoro y el prestigio de la magistratura que desempeño y que aspiro a convertir en manantial de bienes para todos los venezolanos.

Después de los sucesos que acabo de narrar, he constituido un nuevo Gabinete, en el cual juzgo representada la opinión pública de Venezuela. Con tales colaboradores pretendo dar a mi gobierno el carácter nacional que reviste, hacer efectivas las garantías constitucionales, practicar la libertad en el seno del orden, respetar la soberanía de los Estados, amparar las industrias contra odiosas confabulaciones, buscar una decorosa y pacífica solución para todas las contiendas internacionales, vivir vida de paz y de armonía y dejar que sólo la ley impere con su indiscutible soberanía.

¡Venezolanos!

Tales son mis propósitos y los fines que aspiro a desarrollar al frente del Gobierno; y como creo que ésta es la más solemne imposición del patriotismo, pido y reclamo a todos los círculos políticos su apoyo moral y material para que el acierto sea completo y universales los beneficios.

El régimen legal que impera nos da derechos y nos impone deberes: ejerzamos aquellos con la moderación que reclama la austera democracia, y cumplamos éstos con inquebrantable resolución. Tengamos presente que las violencias que inspiran las pasiones desbordadas son el contrasentido de la civilización y que la mejor fórmula de la República es la que se encierra entre la modestia y el ardiente patriotismo.

Caracas, 20 de diciembre de 1908
J. V. Gómez.


La época de Gómez ha sido para muchos muy dolorosa, otros, por el contrario, la consideran marcada por un gran patriotismo. Durante las últimas décadas se han publicado unos 14 libros sobre ese interesante personaje de nuestra historia. En la mayoría de ellos los autores reconocen el extraordinario esfuerzo dedicado por Gómez en sus casi treinta años de gobierno para lograr una Venezuela mejor. Sí, lo logra, pero le faltan los fundamentos necesarios para romper con la “cultura de la rapiña”, puesto que él mismo participa en ella. No hay duda de que en su largo trayecto Gómez logra superar a Castro y a cuanto Presidente antes de Castro.


La Caracas de Gómez 1911

Gómez fue parte del ejército de los 64 que al frente de Cipriano Castro invadieron a Venezuela a fines del siglo 19. Triunfaron y Castro se encargó de la Presidencia hasta 1906, donde tuvo que ir a Alemania a hacerse una operación de los riñones y nunca más pudo entrar a Venezuela. Gómez se apoderó del gobierno y no le permitió entrar de nuevo, muriendo años más tarde tratando de regresar en Puerto Rico.

Por 29 largos años se apodera del poder y hubieron muchas ocurrencias que he oído a través de mis años de vida. Personalmente no le recuerdo desde que nací a fines del 32 y el muere en el 35. Las informaciones recolectadas son las siguientes:

* Manejó a Venezuela como si fuera una hacienda de su pertenencia durante los 29 años.

* Mantuvo a la disidencia bajo el terror o bajo las cárceles engrillados muchos de por vida. Familiarmente conozco el caso de Pío Tamayo, a quien no conocí, pero que era hermano de mi cuñado, José Antonio Tamayo Pérez. A través de conversaciones con mi cuñado supe que Pío Tamayo acabó con los bienes de toda la familia en su intento de meter el comunismo en Venezuela. Después que fue encarcelado la primera vez por Gómez, la familia le pidió su salida de la misma desde que era el sostén de la misma. Mi cuñado de 15 años le tocó personalmente visitar a Gómez, quien le indicó que lo libertaría con la condición de que se lo llevara fuera del país. Así se hizo y a la semana Pío se encontraba nuevamente dentro del país y fue puesto preso de nuevo donde murió de pulmonía años más tarde.


Frutero 1929

* También, por medios familiares, supe de el encarcelamiento de Don José Blanco Alcántara, quien no aceptó un puesto en gobierno de Gómez y fue encarcelado. El era el abuelo de mi primera esposa y su hija Doña Belén Blanco Mancera me contó algo muy interesante. Desde el mismo momento que su padre fue apresado, todas las semanas aparecía un automóvil donde el chofer se bajaba y dejaba un sobre con el dinero para que el resto de la familia subsistiera. Nunca lo supieron, pero estaban seguros de que el dinero lo enviaba Gómez a la familia para su sustento.

La Florida 1935


* Sus ministros y testaferros, durante su largo período dictatorial, se dice que fueron lo mejor de la sociedad venezolana del momento. En mi mente no cabe como lo mejor de Venezuela se pudo comprometer con ese nefasto régimen dictatorial de 29 años.

* Oí decir que el día de su muerte fueron tres días antes de que se le dijera a la población, por dos razones: él quería morir el mismo día del libertador y por razones de seguridad y preparación para sostener la arremetida de todo un pueblo al saber que ya eran libres.
 
17 de Diciembre de 1935-Muerte del dictador


*Para finalizar debo contar algo bastante increíble de esa época que proviene de relatos de mi actual esposa, Carmen Isabel Rangel Rojas, de su madre Doña Isabel Rojas de Rangel y de sus hermanos Carlos Guillermo y José Rafael Rangel Rojas, sobre algunos personajes de aquellos tiempos. Su padre, el Dr. Amenodoro Rangel Lamus, ocupa el cargo de Ministro de Agricultura durante dos gobiernos diferentes, en 1938 y en 1948. En 1936 el de Secretario de la Presidencia durante el régimen de López Contreras. En 1945 es considerado como el candidato ideal para la Presidencia, pero sus adversarios se oponen a que participe en las elecciones debido a sus vínculos lopecistas. Lo que sigue es un cuento histórico digno de una telenovela.

Hotel Miramar 1924


En las postrimerías del régimen de Juan Vicente Gómez se destaca un personaje cuya actuación afectará notablemente los próximos sesenta años de la historia de Venezuela. Se trata del Dr. Pedro Rafael Tinoco Smith, abogado de renombre en los años veinte, suegro de Carmen Isabel, mi actual esposa y bisabuelo de mi nieta Isabel Fernanda. Pocos conocen los medios a los que recurre Tinoco para conseguir el cargo que le adjudicará Gómez. Seguidamente narraré lo ocurrido sin la pretensión de menoscabar la honra de ese personaje, mas con la idea de que entendamos la urgencia de romper con esa “cultura de la rapiña”, manifiesta desde siempre en Venezuela, la cual entorpece a todas luces el desarrollo de nuestro pueblo.

Pedro Rafael Tinoco Smith se enamora de Narcisa Jiménez Sánchez, una bellísima joven de la sociedad andina, de apenas 14 años aunque ya en edad casamentera, tal cual las costumbres de aquella época. La desgracia de la moza comienza con la desaprobación de sus padres para contraer nupcias con Pedro Tinoco Smith. A fin de impedir esas relaciones amorosas, los Jiménez envían a Narcisa a Nueva York. Tinoco va tras ella. La encuentra, la convence de que lo siga y ambos regresan a escondidas a Venezuela viajando en un carguero. La pareja se establece en La Pastora y de esa unión nacen tres hijos: Pedro Rafael y Fernando José, cuya hermana gemela muere durante el parto.

 

La Guaira 1922

Tras el golpe de Estado contra el benemérito intentado por su pariente, Eustoquio, y su hijo, José Vicente Gómez, Pedro Tinoco Smith abandona Venezuela y se traslada a Suiza, país aledaño a Francia, donde ha sido desterrado el primogénito del dictador. Aparentemente, el motivo del cambio de residencia de Tinoco es a causa de una enfermedad que padece. La verdad, empero, es otra. El Dr. Pedro Tinoco Smith es quien lleva las riendas de los florecientes negocios de José Vicente Gómez y de su esposa, Josefina Revenga, por lo cual ha de mantenerse en su cercanía.
Tinoco deja el país en compañía de sus padres, sus dos hijos y Narcisa, su compañera del momento. Sus continuas visitas a Venezuela por asuntos profesionales relacionados, entre otros, con los Gómez cambia el rumbo de su vida. José Vicente Gómez muere en París y su viuda regresa en barco a Venezuela con el féretro de su marido, acompañada por sus hijos y su abogado, el Dr. Tinoco. Ambiciones de poder y tal vez hasta una cierta simpatía unen a la bella viuda con su elegante consorte, lo cual culmina en relaciones amorosas.
 
El General Gómez, al enterarse, teme el escándalo y para impedirlo llama a Pedro Tinoco Smith con el objeto de proponerle el cargo de Ministro del Interior. Tinoco acepta de buen agrado. Seguidamente el dictador ordena la celebración de la boda de Josefina, su bella nuera, con el recién nombrado Ministro, quien al cabo de poco tiempo introducirá el mercantilismo en esa Venezuela que empieza ya a saborear los frutos del oro negro. Así trepa Tinoco a la cumbre del poder y gana la confianza del bagre (Dictador Gómez), a merced de sus excelentes relaciones con la banca internacional. Tinoco, empero, se halla en un gran aprieto: sus padres, sus hijos naturales y su mujer permanecen en Suiza. Toma la decisión entonces de que vuelvan todos a Venezuela. Una vez en el país despoja a Narcisa de su derecho de ejercer la patria potestad sobre sus hijos y se los lleva a vivir con él. A partir de ese momento Pedro y Fernando no volverán a saber de su madre puesto que Tinoco le prohíbe a Narcisa acercarse a ellos.
 
Para aliviar el dolor que sienten los chiquillos al faltarles su madre, Tinoco elucubra entonces un cuento de hadas que sus hijos creerán a pie juntillas durante dos décadas. Tinoco, para consolarlos, los convence de que su progenitora había sido una dama española de noble estirpe fallecida durante un viaje a Europa en la convulsionada época de la Guerra Civil. Así pues, la niñez de los muchachos transcurre cobijados bajo el manto protector de la generosa Josefina Revenga y la varita inmisericorde de Mrs. Byron, una institutriz británica de mano firme a quien se le confía la educación de los muchachos para que no sufran bochornos ni se enteren de su origen. Sin embargo, al cabo de cierto tiempo Tinoco se entera de que Narcisa suele ir al parque donde juegan sus hijos por la tarde para verlos de lejos. Un arrebato de cólera se apodera de Tinoco y en un abrir y cerrar de pestañas los envía a una escuela militar estadounidense ubicada en la ciudad de Pittsburg, Pensilvana. Muchos serán los años que correrán antes de que ellos vuelvan a pisar tierra venezolana.

Una vez concluidos sus estudios de ingeniero civil en la Universidad de Berkeley, California, regresa Fernando a Caracas. Es en esta ciudad donde conoce a Carmen Isabel, hija del Dr. Amenodoro Rangel, el Ministro de Agricultura y Cría de la Junta de Gobierno presidida por Delgado Chalbaud, Pérez Jiménez y Llovera Páez. Los jóvenes se enamoran y desean contraer nupcias lo antes posible pero en el ínterin sobreviene el asesinato de Delgado Chalbaud, motivo por el cual han de postergar la boda hasta principios de diciembre de 1950.

Basílica de Maracaibo 1935

Septiembre de 1951 será un mes crucial que dejará hondas huellas en la vida de los Tinoco. Acaba de venir al mundo la primogénita de Carmen Isabel y Fernando. Una ahijada del Dr. Tinoco Smith, acompañada por una señora madura y de buen ver, visitan a la pareja para conocer al retoño. Es en esa ocasión cuando se descorre el velo que encubre aquel cuento de hadas narrado por Tinoco, el viejo, a sus hijos: la señora desconocida que con ternura sostiene en brazos a la criatura es nada más y nada menos que la madre de ellos.
Este inesperado evento produce una conmoción cuyas consecuencias inciden gravemente en la psique de ambos hermanos. La figura del intachable padre cae del pedestal. Tinoco, el viejo, en vano intenta convencerlos de que se trata de una impostora y chantajista. Fernando José, a pesar del golpe moral asestado por su padre, se sobrepone mal que bien y acepta a Narcisa de inmediato. La vida de Fernando y su familia transcurre en paz. La comunidad reconoce sus méritos profesionales. Pedro Rafael Tinoco hijo, por el contrario, le toma muchos años encarar la verdad y las relaciones con su madre se caracterizan por una cierta frialdad y distanciamiento.

Pedro Rafael Tinoco hijo, se convierte en un discutido personaje de la vida pública nacional. Como exitoso abogado mantiene estrechos vínculos con la banca internacional y consorcios multinacionales. Como político desempeña un papel relevante en la dirección financiera del país. A continuación, algunos ejemplos: durante décadas preside el Banco Latino; en 1969, primera presidencia de Rafael Caldera, es nombrado Ministro de Hacienda; en 1978 lanza su candidatura a la Presidencia y durante el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez ocupa el cargo de Presidente del Banco Central de Venezuela. Fuerte es la influencia que ejerce Tinoco hijo, sobre este último mandatario. Ella llega a tal extremo que induce a Carlos Andrés a usar 17 millones de dólares cuyo destino aún no se ha esclarecido. A esa confabulación se remontan las consecuencias que el pueblo venezolano siente hoy a flor de piel.

Hotel Suizo 1930

Las secuelas de la “cultura de la rapiña” sigue prevaleciendo hasta nuestros días y al reinar la desconfianza tanto en la vida privada como en la nacional e internacional, al carecer el ser humano de honestidad con los demás y en especial consigo mismo, jamás podrá desarrollar los pueblos. Demás está recalcar que toda Latinoamérica está recargada de los mismos males y de ahí su subdesarrollo. Analizar el resto del mundo complicaría el entendimiento de nuestra realidad.
 
Por ello es preciso prestar atención primeramente a nuestro microcosmos, a minúsculos ambientes como el de San Antonio de Los Altos, donde se puede observar atentamente el comportamiento individual y sus repercusiones en la sociedad. Así como un solo individuo es capaz de salvar un país entero, también uno solo puede ocasionar perjuicios impredecibles y deprimentes para toda la nación. Es hora de que despertemos y guardemos prudencia en el momento de escoger los dirigentes que harán o deshacerán a Venezuela a partir de diciembre del presente año. En nosotros recae la responsabilidad de acabar con la “cultura de la rapiña”. Es nuestro deber luchar contra ella. La hora de un cambio total ha llegado. No lo dejemos en manos de la arbitrariedad.

Joaquín Avellán Cachazo
Club de Campo: 8 de Noviembre de 1998

  • Currently 5/5

Rating: 5.00 / 5.00  - Awesome!
1 ratings

Comments:

Total Comments: 5
  • manuel on 26-Feb-09 5:24 PM permalink

    los que hicieron estas preguntas son unos brutos

  • manuel on 26-Feb-09 5:23 PM permalink

    los que hicieron estas preguntas son unos brutos

  • MARIFABI on 8-Nov-08 10:17 AM permalink

    QUIEN FUE ANTONIO GUZMAN BLANCO

  • karla on 31-May-08 2:58 PM permalink

    me pueden decir quien fue el presidente de venezuela luego de juan vicente gomez

  • Alejandro on 30-Aug-07 5:24 PM permalink

    Espero que goces del comentario.


Post a Comment

0 / 500 characters


Add to Favorites

 

Source: javellan
http://www.javellan.com

Related Documents:

Content Tags:

 

Other Recent Articles:

Return to Articulos de Venezuela Articles Search